Secundaria 15 Albert Einstein: Hector Salgado Corona Gen79-82 - RELATO DE MAESTRA MONTERRUBIO
Aniversarios

Gen57-59
Coordinadores:
Guillermo Rodriguez Salazar
osegord@hotmail.com
Socorro Alarcón
kokizmk@hotmail.com

Gen67-69
Coordinadores:



Gen76-79
Coordinadores:
Jaime Ceballos

jceballosg@prodigy.net.mx 


Gen86-89
Coordinadores:



viernes, noviembre 21, 2008

Hector Salgado Corona Gen79-82 - RELATO DE MAESTRA MONTERRUBIO


¡Que tal Alberto!

En el anterior texto que envíe, no alcance a platicar sobre la maestra de música, “nuestra muy querida” profesora Cecilia Monterrubio, refiriéndome a sus sesiones de apreciación musical.

Como preámbulo conviene precisar, que la mayoría de la gente piensa que las materias de educación artística como la clase de música, son una especie de relleno en los programas de estudio de las escuelas, ya que “aparentemente no tienen utilidad alguna”, ¡cuan equivocados están! es tan importante como las matemáticas, la gramática, la física, la química, etc., (el conocimiento sin ninguna finalidad humanitaria, no tiene razón de ser) ya que es precisamente a través de la formación musical, como el espíritu del alumno se sensibiliza y se va humanizando; que tan necesaria ha sido, si vemos que los niños como los adolescentes, desde ese entonces como hasta ahora, desgraciadamente estuvimos y han están estado expuestos a todo tipo de violencia, (en la actualidad, por ejemplo, piénsese en los juegos de video), entonces, la educación musical, es el bálsamo que ayuda a escapar de malos sentimientos, de la agresividad, por que ella tocas las fibras mas sensibles e intimas del alma humana, y la acercan a la vivencia de los valores universales.

Bueno…., después de este breviario cultural.

Como les decía al principio, hablando de la clase de música de la profesora Cecilia Monterrubio, sería por el segundo año de la “secu”, su clase la teníamos después del descanso, si mal no recuerdo inmediatamente terminado el receso, o a la siguiente, el caso es que la clase se daba cuando ya habíamos desfogado parte de nuestras energías, y teníamos el ánimo dispuesto para la clase de música; a veces era teórica, en otras ocasiones práctica. Comenzaba la clase y la profesora estaba al frente del grupo, su aspecto era el de una persona con carácter fuerte (y en efecto era bastante regañona), su gesto adusto, su mirada penetrante detrás de sus gafas, enmarcados por un peinado encopetado que ni el mas feroz de los vientos podría estropear; detrás de esos anteojos que reflejaban las pequeñas ventanas del aula de música, guardaba primero una actitud impersonal, lejana y fría, sin embargo ya dando clase, para la sorpresa de todos, el tono se su vos se suavizaba, nos invitaba a sentarnos cómodos y a cerrar los ojos…, y entonces… comenzaban las cristalinas notas del “claro de luna de Debussy”, primero tenues…, suaves….., pausadas, nos aprisionaba un sentimiento de tranquilidad y gozo envolventes (¿o seria solo ami?), esto era maravilloso, por que en mi caso, ahí en ese pequeño salón, podía visualizar a la luna llena en todo su esplendor, podía explorar, a la serie de sombras que se formaban e insinuaban con diferente intensidad en un paisaje idílico, bañado por el resplandor lunar…, te dabas cuenta entonces, que la música podía llevarte a lugares inimaginables, y a experimentar sentimientos de dicha y placer.

Luego, pues…. abrías los ojos y no se hacían esperar lo sobresaltos y las risas, ya que no faltaba el que de reojo estuviera espiando al compañero de al lado, muchas veces burlándose de él.

Al terminar la pieza musical, algunas ocaciones nos cuestionaba respecto de nuestras experiencias, al escuchar la música, en otras solo nos relajábamos, y continuábamos con datos biográficos del autor, que nos indicaba al profesora que eran claves para comprender mas la obra del autor que escuchábamos.

Cierta ocasión cuando tuvimos clase práctica, se me presentó un dilema. Siempre he tenido oído musical, es decir, cierta facilidad para tocar instrumentos musicales, aunque nunca me he dedicado a la música (actualmente toco algo de guitarra), el dilema consistía en aprender a leer música, como debería ser, o solo utilizar mi sentidos musical, para pasar los exámenes de lectura de partitura que hacíamos con la flauta dulce. En uno de esos exámenes teníamos que tocar “la Bacarola”, (una pieza musical hermosísima), que yo escuchaba con cierta frecuencia en un disco de mi “jefe” (entiéndase, “Padre” o “Tutor”), y no me costo mucho trabajo sacarla en la flauta de “oido”; así púes, el día del examen pasabas al lado de la profesora con tu flauta y tu cuaderno pautado, y uno… dooos… y… treeeeees, te marcaba el compás para comenzar, y comencé a tocar…, ¡la maestra inmediatamente se dio cuenta que estaba tocando de oido!, por que a diferencia de mis compañeros la pieza me salió demasiado fluida, y toque unos compaces que no estaban escritos en la partitura, entonces me dirigió esa dura mirada…, en ese momento sentí un enorme terror, sentí un vacío en el estomago y que se me aflojaban los pantalones, ¡la flauta se me resbalaba de las manos por el sudor!, sin ninguna otra indicación, me dijo queme sentara, y que la esperara al final de la clase, ¡órale!...todo el grupo quedo espectante…, obedecí y ocupe mi lugar, me sentía poco menos que un delincuente, como un verdadero tramposo,… pasó todo el grupo a hacer el examen, y al haber salido la mayoría de ellos del salón, (palabras mas, palabras menos) me dijo, “Salgado, le felicito por su oido musical, pero no lo puedo aprobar hasta que me lea bien la partitura, le voy a dar oportunidad a que me vuelva a presentar el examen con otro grupo, solo por esta única vez”; y así fue… presente el examen al día siguiente con otro grupo, esta vez si estudie las notas, los silencios, los compases etc., (ayudado por mi oido, desde luego), esta vez toque mas pausado, me hizo repetir el mismo compás varias veces, para comprobar que en efecto estuviera leyendo, y pasé muy bien el examen, al ultimo no hubo mayor problema.

En la Maestra Cecilia Monterrubio ciertamente, pude ver a una persona de carácter recio y firme, a la que todo mundo le teníamos miedo, pero también pude ver detrás de esa apariencia, a una persona muy sensible, y también a una persona justa, quizá lo que aprendí de ella, es no dejarme guiar por las apariencias, a no prejuzgar, a no tener miedo a la gente, y sobre todo a tenerle un inmenso amor a la música.

Siempre quince.

Héctor Salgado Corona


6 Comments:

Blogger Secundaria 15 said...

Gracias Héctor por éste magnífico recuerdo y testimonio de una maestra que contra todo, sigue sus convicciones de entregarse a lograr la superación de la gente joven. Hoy día, son muchos los maestros que honran su vocación. ¿Los dejaremos? ¿Los dejarán?
Un abrazo.
Mastache.

10:21 a.m.  
Blogger Erick A. said...

excelente descripcion como todo lo que nos escribes siempre pero se te olvido mencionar algo, cuentanos como les iba a los que no se sabian la adecuada pronunciacion de la letra y platicanos cuando se despeinaba en su apasionada ejecucion de los temas judios como el hava nagila hava...
yo lo tengo muy grabado en la memoria pero cuentanos tus recuerdos.

Un fuerte abrazo.

4:45 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Erick, te juro que Monterrubio jamás me llamó la atención repecto a la letra del himnno judío (si me preguntas hoy la letra, pues no doy una, no me acuerdo de nada, de hecho no se, si en estos momentos la estoy regando, es decir, por principio de cuentas no se si me estas hablando del himno judío), en su momento si quieres "como periquito" me lo aprendí y no tuve mayor problema; y por lo que respecta al "célebre y memorable copete de Monetrrubio", ciertamente algunas veces sucumbió ante el propio temperamento de la Maestra Monterrubio, solo por excepción, no por regla, de cualquier forma me alegra que compartanos tantos recuerdos.

¡Saludos a la muy querida comunidad Israelita en México!

Infinitas gracias.

Siempre quince.

Héctor Salgado Corona.

3:00 p.m.  
Blogger Erick A. said...

Dejame contarte rapido una anecdota de la maestra Godzilla (asi le deciamos en mi generacion en honor a la maestra de los Cachunes), estabamos preparandonos para la la interpretacion del himno nacional (el mexicano por supuesto) pero en la version completa creo que era para la ceremonia de aniversario del himno, entonces con el peculiar oido que la caracterizo siempre escuho por alli la voz de alguien que decia en la decima estrofa:
"Patria Patria tus hijos te juran
exhalar en tus ALAS su aliento"
de repente dejo de tocar el piano y se levanto furica de su banquillo y con la precision de un misil teledirigido señalo a uno de mis compañeros Edgar Nery venga para aca y lo paso hacia el frente de todos, a ver interpretenos la ultima estrofa de nuestro himno y que se suelta el nery diciendo en tus alas su aliento, yo creo que si le hubieran dado una patada en el trasero a la maestra se hubiera enojado menos que en aquel momento, y nos dijo a todos, Señores nuestro himno debe de tener la calidad para nosotros de sagrado, representa cientos de años de lucha de un pueblo, esa lucha merece respeto y lo menos que pueden hacer es interpretarlo con seriedad y conocimiento de su letra. Gracias al compañero les dejare un trabajo de investigacion que consistira en que con sus propias palabras me daran el significado de cada una de las diez estrofas y coro de nuestro himno y eso vale el 50% de la calificacion de este periodo. Ya te has de imaginar como le fue al Nery con nosotros, no se la acabo, lo pusimos como lazo de cochino, me chute una semana haciendo la interpretacion del himno, la verdad hoy le agradezco a la monterrubio aquel trabajo, en lo personal me parece la letra mas hermosa a la que se le haya puesto musica y entre mi bola de recuerdos aun conservo aquel trabajo que hice (que por cierto me puso 10, cosa muy rara en ella) me dijo que le gusto mucho como exprese nuestro himno, gracias a Dios esto de escribir aunque sea mal no me cuesta trabajo.

Espero no haberte aburrido con mi anecdota y por cierto aqui en mis manos tengo mi interpretacion del himno y ya se me habian olvidado las estrofas que no cantamos.

Te mando un abrazo a ti y a todos nuestros hermanos 15

Erick

5:24 p.m.  
Blogger Erick A. said...

Dejame contarte rapido una anecdota de la maestra Godzilla (asi le deciamos en mi generacion en honor a la maestra de los Cachunes), estabamos preparandonos para la la interpretacion del himno nacional (el mexicano por supuesto) pero en la version completa creo que era para la ceremonia de aniversario del himno, entonces con el peculiar oido que la caracterizo siempre escuho por alli la voz de alguien que decia en la decima estrofa:
"Patria Patria tus hijos te juran
exhalar en tus ALAS su aliento"
de repente dejo de tocar el piano y se levanto furica de su banquillo y con la precision de un misil teledirigido señalo a uno de mis compañeros Edgar Nery venga para aca y lo paso hacia el frente de todos, a ver interpretenos la ultima estrofa de nuestro himno y que se suelta el nery diciendo en tus alas su aliento, yo creo que si le hubieran dado una patada en el trasero a la maestra se hubiera enojado menos que en aquel momento, y nos dijo a todos, Señores nuestro himno debe de tener la calidad para nosotros de sagrado, representa cientos de años de lucha de un pueblo, esa lucha merece respeto y lo menos que pueden hacer es interpretarlo con seriedad y conocimiento de su letra. Gracias al compañero les dejare un trabajo de investigacion que consistira en que con sus propias palabras me daran el significado de cada una de las diez estrofas y coro de nuestro himno y eso vale el 50% de la calificacion de este periodo. Ya te has de imaginar como le fue al Nery con nosotros, no se la acabo, lo pusimos como lazo de cochino, me chute una semana haciendo la interpretacion del himno, la verdad hoy le agradezco a la monterrubio aquel trabajo, en lo personal me parece la letra mas hermosa a la que se le haya puesto musica y entre mi bola de recuerdos aun conservo aquel trabajo que hice (que por cierto me puso 10, cosa muy rara en ella) me dijo que le gusto mucho como exprese nuestro himno, gracias a Dios esto de escribir aunque sea mal no me cuesta trabajo.

Espero no haberte aburrido con mi anecdota y por cierto aqui en mis manos tengo mi interpretacion del himno y ya se me habian olvidado las estrofas que no cantamos.

Te mando un abrazo a ti y a todos nuestros hermanos 15

Erick

5:24 p.m.  
Anonymous Mastache said...

Claro que no nos aburres; al contrario, ya rescaté tu escrito para ponerlo en la portadda de nuestro Blog.
Amenísimo y lleno de valores.
Un abrazo.

11:36 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home