Secundaria 15 Albert Einstein: Erik Argueta aclara y sigue participando en el blog de su querida Secundaria
Aniversarios

Gen57-59
Coordinadores:
Guillermo Rodriguez Salazar
osegord@hotmail.com
Socorro Alarcón
kokizmk@hotmail.com

Gen67-69
Coordinadores:



Gen76-79
Coordinadores:
Jaime Ceballos

jceballosg@prodigy.net.mx 


Gen86-89
Coordinadores:



lunes, agosto 09, 2010

Erik Argueta aclara y sigue participando en el blog de su querida Secundaria

Hola compañeros, nuevamente ando por aqui tratando de reconstruir mi vida y dentro de ese proyecto esta el retomar mis participaciones en el blog de nuestra escuela, espero poner mi granito de arena para que nuestro espacio sea como antes, lleno de vida y de compañeros escribiendo de cualquier tema, quiero aclarar que jamas ha sido mi intencion ofender a nadie ni pretendo que nadie se sienta agredido y si en alguna vez lo hice pido disculpas publicas a quien asi lo sintiera, a peticion de nuestro compañero Benjamin Gonzalez de la generacion 87-90 envio esta colaboracion que como siempre son puras loqueras de mi cabeza, como todos saben no soy escritor ni pretendo serlo, solo soy alguien que cuenta historias vividas en los muros de una gran escuela... gracias Benjamin por invitarme a retomar la pluma y espero te indentifiques con algo de lo que he escrito en nuestro blog te invito a que leas alguna de mis participaciones, si tu asi lo deseas podriamos llegar a ser buenos amigos como ha ocurrido con tantos compañeros que he conocido en este blog.

La maestra que me enseño a leer.

A lo largo de la vida hay personas, momentos, espacios y palabras que marcan nuestro destino, que sin saberlo inducen nuestro camino por ese gran misterio que es nuestro paso por el mundo.

En particular recuerdo a una persona que desde el primer momento que apareció en mi vida le dio un giro de 360 grados, era la maestra Ma. De Los Ángeles, la verdad hoy me traiciona la memoria y no recuerdo su apellido pero quizá alguien la recuerde por su apodo y pudiera ayudarnos con su nombre completo, le decíamos “La Pasita” ella impartía la clase de español, era 1983, era mi primer año en la Albert Einstein, no creo necesario recordar a todos ustedes los problemas de conducta que tuve en mi estadía en nuestra escuela, pero si fuera necesario describirlo les diré que yo estuve condicionado desde el primer año, aunque el promedio mas bajo que tuve fue en segundo y fue 8.7 la verdad yo era todo un caso.

Aquella tarde me encontraba como siempre haciendo diabluras en mi salón al lado de algunos compañeros, eramos del turno vespertino y precisamente se nos ocurrió la puntada de fundir los focos del salón, había acabado la 5 hora y aun habia luz de dia, la idea era perder por lo menos parte de la 6 y 7 hora, así es que nos dimos a la tarea de aventar suéteres hacia los focos para romperlos o por lo menos fundirlos, recuerdo que ya llevábamos mas de la mitad, cuando en medio del barullo el enano, el pollo y yo estábamos entradísimos con este asunto y jamás nos dimos cuenta que la maestra de español ya estaba parada en el marco de la puerta, fue hasta que todos se callaron cuando de reojo vi que allí estaba ella allí con sus libros abrazados y lanzándonos su mirada a través de sus gafas, mis cuates y yo nos hicimos los disimulados y nos sentamos en nuestras bancas, ella seguía allí parada sin decir palabra, hasta que al fin rompió el silencio y me dijo:

Argueta acompáñeme por favor y aun con sus libros en brazos empezó a caminar escaleras abajo hacia la dirección, recuerdo que hacia poco me habían reportado y en este caso la suspension que seguiría era bastante fuerte, así es que mientras ella caminaba, yo empecé a sugerir, a pedir, a suplicar y por ultimo a implorar que no me reportara, ya que mi papá ahora si me daría una buena paliza, ella seguía escaleras abajo y yo detrás de ella, casi casi me puse a llorar, después le dije que era la ultima vez que hacia algo asi, le prometí que me portaría bien que ya no incitaría a mis compañeros y no se que tanto mas, total; me sorprendió que al llegar al ultimo escalón del primer piso en lugar de dirigirse a la dirección tomo hacia la sala de maestros y yo le seguí, nunca dijo ni una palabra en todo el camino, aun así yo asumí que me iba a reportar pero ella tenia otra idea en la cabeza…entro a la sala de maestros y yo detrás de ella, puso sus cosas sobre la gran mesa que había allí y se dirigió a un locker, lo abrió y de allí saco un libro y me lo puso enfrente, en la portada decía: Las mil y una noches, era un libro tan viejo, sus hojas amarillas, se veía que había pasado por muchas manos, en la portada tenia dibujado a un hombre con una lámpara en la mano y de el saliendo un genio, inmediatamente lo relacione con Aladino y ni siquiera había tocado el libro, ella me lo dio y me dijo, espero Argueta que Ud. cumpla su palabra, hace unos minutos prometió portarse bien y no inducir a sus compañeros a hacer travesuras en la escuela, yo confío que lo hará, a cambio solo le pido que lea este libro, cuando algún maestro no venga a clases en lugar de hacer diabluras saque de su mochila el libro y léalo por favor, después salio de la sala, tome el libro y la seguí, llegamos al salón, me senté en mi lugar y ella empezó su clase como si nada hubiera ocurrido.

Al terminar la clase nos tocaba ingles con la Pantera, ella no se presento aquella noche, don Wences aprovechó para ir a cambiar los focos fundidos y bueno pues yo saque el libro y empecé a leer, empezó con el sultán Chabliar y una tal Scherezada que le contaba cuentos todas las noches, no recuerdo el orden de los cuentos porque si alguno alguna vez leyó la versión original pues es una verdadera maraña de cuentos, pero desde la primera vez me sentí atrapado, recuerdo que Miguelón nuestro prefecto nos fue a cuidar y yo me dedique a leer, al salir de la escuela me subí al metro y como debía de recorrer casi toda la línea 2 del metro pues me puse a leer, casi me pasé de estación pues estaba muy entrado en la lectura, a partir de ese libro empezó mi hambre de leer, empezó mi necesidad de traer siempre en la mochila un libro para hacer mas corto el trayecto en metro, hoy me doy cuenta que parte de lo que soy se lo debo a La Pasita, ella puso en mis manos un mundo maravilloso de Sultanes, Genios en botellas, hechiceras y personajes míticos. Estas líneas vienen a colación porque hace unos días estaba en el cuarto de mi hijo ordenando sus cosas y al ver su librero lleno de libros de García Marques quien era su escritor favorito y al darme cuenta del nivel avanzado que tenia en sus gustos literarios para sus 16 años alcance a comprender que yo también tuve esa necesidad de conocer el mundo a través de Allan Poe, Julio Verne, Emily Dickinson, Octavio Paz etc. El gusto por la lectura en mi hijo se despertó hace un año mas o menos, cuando al ir a su escuela tenia que hacer un trayecto de mas de 2 hrs. y decía que se aburría, yo le platique lo que hacia en mis tiempos y le invite a leer, de pronto mi sugerencia se convirtió en adicción, una adiccion que fue creciendo de inmediato...esto lo agradecí a Dios ya que yo sabia que algún día le serviría en su vida.

Cabe mencionar que aun conservo dicho libro que fue impreso en 1957, las hojas están mas amarillas que antes, la pasta esta mas deteriorada, han pasado pocas manos después de mi por el libro, si acaso mi esposa y mis 2 hijos, dentro de mi biblioteca este libro tiene un lugar muy especial, espero que algún día uno de mis nietos decida leer también este ejemplar que para mi es el mas precioso que tengo, cabe mencionar que no recuerdo haber agradecido a mi maestra de español por tan bello e inesperado regalo no se si ella aun se encuentre entre nosotros, lamento no haber escrito esto antes y que ella se enterara de que le cambio la vida a alguien y que dejo una huella imborrable en mi memoria, no puedo concluir esta líneas sin mencionar que cumplí mi promesa a medias, ya que es bien cierto que Las mil y una noches la leí de principio a fin durante las horas muertas en clases lo cual me alejo de las travesuras, lamentablemente el libro así como la vida tenia un principio y un final, y al terminar la ultima pagina del libro pues ….simplemente volví a las andadas y continué visitando la dirección, bueno.... cuando uno es niño es tan difícil cumplir algunas promesas.

A mi maestra de español con cariño…a aquella maestra que me enseño a leer

Erick Argueta

Saludos

Como Siempre Erik el blog lo hacen los exalumnos y es por ello que es tan visitado ya que no solo es un punto de reencuentro sino de reflexión, recuerdo, terapia... en fin. Tus participaciones son bienvenidas nuevamente recuerda que este tu blog.

4 Comments:

Blogger Erick A. said...

Gracias por tu comentario y espero poco a poco reintegrarme al bloog, para mi este siempre ha sido uno de los espacios mas importantes en la red, ya que en nuestra escuela estan mis raices.

Saludos

Erick

6:56 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

HOLA ERICK !!!
Es gratìsimo volver a leerte, y ciertamente "la pasita" tenia una percepciòn o una vision de sus alumnos distinta a la mayoria del comun de los profes de la quince, tenia un control de grupo distinto, no recuerdo que alguna vez gritara para calmar a la bola de pubertos, su temperamento era mas bien sereno, si efectivamente, la recuerdo algunas veces enèrgica, pero guardando cierta compostura.
Fue mi profesora de español en primer grado, y como tu tengo muchos recuerdos gratos de ella... Cierto dia en el intermedio entre clases hacia una especie de dibujo "surrealista" en mi cuardeno de español, mi pluma viajaba por la superficie del cuaderno, surgian rostros, paisajes, artefactos como tornamesas, casetes, etc. etc., sombreaba por un lado, procuraba efectos de luz por otros, en fin... el chiste es que estaba bien entrado en mis alucinaciones y por algunos momentos el salon desaparecio para mi... pasaron algunas fracciones de minutos hasta que pude percibir una precencia a mi lado, si efectivamente, era la pasita parada junto ami, callada y atenta observaba como realizaba mis trazos, sacando de onda voltee, me tomo del hombro para calmar mi sobresalto (yo esperaba que me regañara por estar en la luna), y me pregunto: que significan esas imàgenes? que quieres expresar?, a mi mente no se le ocurrio ningun discurso para hacer mas interesantes mis alucinaciones, solo alcance a articular alguna frase como "no lo se, solo son cosas que se me ocurren", me respondio con una sonrisa, y comenzo su clase. Su interès por mis locadas me hizo sentir muy bien, y me motivo para seguir dibujando locadas. De ella no recuerdo muchos datos personales, solo que vivia en Echegaray, lo que comprobè algunos años despuès, en mi trayecto en microbus a la en ese enonces ENEP ACATLAN, al bajar el micro un puente que cruza periferico, la pude ver cerrando la puerta de su casa, ya te imaginaras mi alegrìa al verla, senti inmensas ganas de bajar del micro y saludarla, pero llevaba el tiempo justo para un exàmen, mi vista se colgo de su imagen, hasta que no pude verla mas, sino recordarla, (perdon ya me puse sentimental) si era una persona ya anciana, pero su cuerpo corvado, pelo blanco y arrugas no ocultaban esa imagen de mi profesora de español que de alguna manera mostraba un especial interes por sus alumnos.
El cuento de las mil y una noches es algo fantàstico, lo que yo recuerdo de èl es que al Sultan la chava esta (Scheherezade) su esposa en turno, le tenia que contar historias todas las noches, de manera que estas quedaran inconclusas para terminarlas a la noche siguiente, porque el Sultan una vez que "consumaba" sus matrimonios, mataba o mandaba matar a su recien estrenada esposa, y todo por que una de ellas le habia puesto los cuernos, y para no sufrir otra decepciòn amorosa pues... las mandaba matar, por lo que ante esta situaciòn Scheherezade planteo la estrategia de dejarlo picado todas las noches con historias diferentes para que no la mandara matar, y asì se hilaban todas las historias como Aladino y la Làmpara Maravillosa, Alì Babà y los cuarenta ladrones etc. etc., incluso creo que hay una pelicula de Tintan que pinta esta situaciòn.
Es buenisimo ver que tu vida va tomando forma otra vez, y por favor no dejes de escribir.
Un Fuerte abrazo, y un cariñoso saludo a tu apreciable Familia.

Hèctor Salgado Corona

Siempre quince.

7:37 p.m.  
Blogger FABIAN said...

Hola Erick: También me dio gusto ver tu comentario de nuevo, tenía rato que no leía el blog, el apellido de la maestra era Ordoñez, fue mi maestra en 1º grado, yo soy profr. de secundaria desde hace casi 30 años y por ello la recuerdo con gran cariño. Una anécdota que me ocurrió con ella fue la siguiente: yo tenia un vecino que tenia los mismos apellidos que yo, solo que era un año menor, lo inscribieron en la 15 también y en el vespertino, al siguiente año lo dieron de baja por mal alumno, en una ocasión que me encontré a la Mtra. Ordoñez me comentó que mi vecino había sido su alumno, pero me dijo: "Porque tu hermano no es tan buen alumno como tú", lo cual por una parte me lleno de orgullo y por otra de pena por mi "mal vecino" y supuesto hermano, pude aclararle la situación a la Maestra y creo que eso nos dejo contentos a ambos. Un saludo cordial a ti y a tos los hermanos(as) de ntra. querida S15. Atte. Fabián Jiménez

2:44 p.m.  
Blogger Erick A. said...

Hola Fabian, gracias por recordarme el apellido de la maestra, que bien que hayas tomado el camino de la docencia, estoy seguro que tu seras de eos maestros que dejan huella en la vida de sus alumnos, como bien sabes la gran mayoria de profesores de nuestra secundaria asi lo hizo, no solo nos instruyeron y educaron sino que tambien marcaron nuestra vida.

saludos

Erick

7:50 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home